10 ago. 2014

Las riquezas de la Iglesia

Roma, agosto de 258. Tras el asesinato  de Sixto II, el alcalde de Roma ordenó a San Lorenzo, diácono de Roma, que entregara las riquezas de la Iglesia.

Lorenzo entonces pidió tres días para poder recolectarlas y en esos días fue invitando a todos los pobres, lisiados, mendigos, huérfanos, viudas, ancianos, mutilados, ciegos y leprosos que él ayudaba. Al tercer día, compareció ante el prefecto, y le presentó a éste los pobres y enfermos que él mismo había congregado y le dijo que ésos eran los verdaderos tesoros de la Iglesia.
El prefecto entonces le dijo: «Osas burlarte de Roma y del Emperador, y perecerás. Pero no creas que morirás en un instante, lo harás lentamente y soportando el mayor dolor de tu vida». Fue quemado vivo en una hoguera.

"Hijo, si te decides servir al Señor, prepara tu alma para la prueba"
Si 2,1



No hay comentarios:

Publicar un comentario