10 abr. 2016

Ser feliz es una decisión


Mirando por la ventana veo nubes blancas, algodonosas que surcan el cielo a una velocidad increíble... Esta mañana el cielo era gris y amenazante; ahora es azul, teñido de esperanza. Así transcurre nuestra vida.
Y en ese devenir debemos recordar que la posibilidad de ser feliz es una decisión personal.
Es hora de plantearnos cual es el destino del barco en el que estamos, y disfrutar de la travesía. Trabajo duro frente a las tormentas, oídos sordos a los cantos de sirena y la mejor compañía en nuestro barco,  el Señor...
¡¡Gracias por estar siempre a nuestro lado!!





No hay comentarios:

Publicar un comentario